El placer de instalar una Ubuntu

Llevaba un año usando Windows en el trabajo, desde 1998 soy usuario de Linux, en todos mis ordenadores personales uso GNU/Linux, todo los ordenadores de la empresa (excepto el de la diseñadora) corren sobre Ubuntu, Debian o RedHat. Pero hace un año tuve que instalar un software científico que solo funciona en esta plataforma y he estado usando Windows durante este tiempo.

Finalmente esta semana vuelvo a ser un feliz usuario de GNU/Linux en el trabajo y quería compartir varias sensaciones. La primera es que fácil resulta trabajar (y digo trabajar, no usar) con Ubuntu, la productividad se dispara, puesto que tienes casi cualquier herramienta al alcance de tu teclado (aptitude search laAplicaciónQueMeHaceFaltaEnEsteMomento, sudo aptitude install laAplicaciónQueSeAjustaAMisNecesidades) si algún usuario de Microsoft o incluso Mac puede convencerme de que hay algo mejor estoy abierto a escuharle.

La segunda es la evolución de gnome, ha sido espectacular, en casa siempre he usado KDE y ahora por cuestión de homogeneidad he probado ‘el otro’ y estoy gratamente sorprendido.

El software libre esta evolucionando a pasos de gigante y los usuario comenzarán a acostumbrarse a las ventajas de tener repositorios, sistemas operativos que sacan más provecho a sus maquinas y no que consumen sus recursos para obligarles a cambiarlas, programas sencillos que hacen justo lo que necesitas y no mamotretos que hacen millones de cosas y la libertad de elegir sin necesidad de casarte para toda la vida con un proveedor de software.

Anuncios