Prostituir las palabras

Algunos políticos tienen la mala costumbre de cambiar el significado de las palabras para adaptarlo a su parecer. Normalmente sin mala intención, simplemente porque suena mejor. El último ejemplo lo tenemos en esta iniciativa (visto en ecuaderno), donde dicen: pluralidad, podrían haber dicho: control y las medidas serian las mismas. El trabajo de los gobiernos es garantizar los derechos de sus gobernados, crear derechos nuevos según las necesidades cambiantes de la sociedad y administrar los recursos necesarios para garantizar esos derechos. Todo lo demás es abuso de poder. Continúa leyendo Prostituir las palabras

Anuncios