Reflexión dominical (en sabado que los domingos no se trabaja)

Llevo tres horas revisando descripciones de puestos de trabajo y buscando en cientos de fuentes como mejorarlas (libros, apuntes, descripciones anteriores, revistas especializadas, webs y blogs). En todos los casos se destaca la importancia de tener una descripción de puesto que ayude a los empleados a entender toda las dimensiones de su puesto, a comprender mejor que deben hacer y que se espera de ellos.

Estoy convencido que la comunicación es la herramienta más poderosa que tiene una empresa para mejorar, para alcanzar sus objetivos y satisfacer las necesidades de sus trabajadores. Pero como diría un buen amigo mio esto es la misma mierda de siempre. En la actualidad ningún especialista en rrhh discute que el trabajo es parte de nosotros mismos, que debemos realizarnos en el y que la empresa debe canalizar los esfuerzos individuales para conseguir el objetivo común y el individual.

Pero como puede una entelequia (papá, como aproveché los miles de € gastados en mi educación) canalizar nada, son los integrantes de la empresa en cada una de sus decisiones los que orientan al conjunto. Es decir, al final son los objetivos individuales los únicos que existen y el objetivo común es organizarnos para que el máximo de trabajadores de una entidad, tengamos objetivos similares y estemos dispuestos a realizarlos de forma conjunta.

Así que la descripción del puesto es el acuerdo sobre los objetivos individuales que vamos a poder realizar en un determinado puesto de la empresa, por tanto debemos hacer un esfuerzo enorme para que sean inteligibles. No es sólo una herramienta para selección, comunicación y evaluación del desempeño, es sobretodo un contrato entre la empresa y quien va a desempeñar un trabajo. Dice: nosotros te ofrecemos estas herramientas para alcanzar estos objetivos ¿es lo que quieres? Y es responsabilidad del trabajador conocer cuales son sus objetivos y si ese puesto le permitirá alcanzarlos.

Así que cuando venga el consultor para describir vuestro puesto, sed exigentes con el y con vosotros, para alcanzar un resultado optimo.