Acogida en la práctica

La acogida es el momento más importante en la vida de un empleado en la empresa. Así de simple. Todos tenemos claro que la primera impresión es la que cuenta, si queremos que un empleado se implique en nuestra empresa debemos implicarnos nosotros con él primero.

La acogida implica facilitar al nuevo compañero el trauma que supone integrarse en una nueva organización, este cambio, violento, en muchos casos porque entra a formar parte de un grupo ya estructurado y establecido, debe ser paulatino y en eso consiste tener una planificación para la inserción de personas en la empresa. Hay que tener en cuenta tres aspectos a la hora de orientar a las nuevas incorporaciones:

A) Técnicos: capacitar a la persona en los métodos y procesos propios, dedicándole el tiempo suficiente para su correcto aprendizaje.

B) Formales o normativos: Horarios, como pedir vacaciones, con quien tengo que hablar si tengo problemas con mi nómina, que debo hacer en caso de baja, si hay que fichar, …

C) Informales: Quien es quien en la empresa y donde esta la maquina de cafe; seguro que se os ocurren más cosas que expliarle a alguien nuevo que no encajan en las dos anteriores categorias.

La forma sencilla de normalizar este proceso en vuestra empresa es escribirse una pequeña guia de bienvenida con la información básica y dedicar un tiempo fijo a cada nueva persona que entra en su primer día. Si, además, disponemos de tiempo y recursos tratar de dedicarlos a formar a la persona en los primeros días antes de lanzarlo a los leones completamente desnudo.

Anuncios