No se puede enseñar, solo aprender

No estoy defendiendo la abolición de las instituciones educativas, más bien todo lo contrario, creo que la formación es imprescindible, creo que el maestro es un ejemplo para el que aprende y un objetivo a alcanzar, un contenedor de conocimiento que es capaz de transformarlo en comunicación para que otros puedan aprender. Estoy reivindicando la devolución de la responsabilidad al alumno.

El estudiante no puede ser insuflado de saber, por tanto no se le puede enseñar más allá de señalar el camino. Es cada individuo que, con su curiosidad y su capacidad, recaba datos, crea relaciones entre ellos y consigue crear un criterio aplicado a una información, es decir conocimiento.

La formación on-line parte de esa premisa y construye todo el sistema didáctico sobre la voluntad de aprender del individuo, convertido en explorador dentro de una selva de conocimientos. En los próximos años veremos como esta herramienta se va adaptando a la realidad de las empresas e instituciones educativas, para aliviar de las cargas más repetitivas al maestro y devolver el valor a su labor, demasiado masificada hoy en día.