La crisis de la que nadie habla

No puedo evitar escribir sobre la crisis, no la de los usureros, sino la de las personas. La de más de 1.000 millones de personas que subsisten en la pobreza absoluta, numero que crecerá escandalosamente en los próximos tiempos si no hacemos nada.

El tener cosas que perder nos hace conservadores. Lo curioso es que los conservadores son los que tienen menos que perder, pero que se han vuelto incapaces de verlo. La vida es, en mi opinión, el único valor real y debería ser la medida de referencia. Resulta evidente que el modelo social actual no es sostenible y no porque quiebren los bancos, sino por la  evolución del precio del arroz y otros alimentos que nos están llevando a la mayor hambruna de todos los tiempos; a la vez que el dinero, que debería ser la fuente de felicidad*, se convierte en una obsesión sin sentido para la mayoría que se aferran a un modelo caduco como tabla de salvamento. Es imprescindible hacer un mundo más justo, más equilibrado y con menos gente que muere de hambre y mucha menos que mata por dinero (o que prostituye sus sueños y anhelos).

Es un periodo para reflexionar, para mejorar lo que tenemos pero requiere que las personas se impliquen y que tengamos un marco de referencia común. Eso a día de hoy me parece complicado pero hay que trabajar para conseguirlo. Cualquier solución debería plantearse sobre la base de construir un sistema más justo y no de mantener los privilegios de usureros y constructores corruptos. Si esta gente a conseguido poner en jaque la economía mundial no pueden tener como premio que los gobiernos enmienden sus errores. Con esos 700.000 M $ se podrían haber dado muchas oportunidades al cambio y no dar una segunda oportunidad a estos carroñeros.

“SÓLO CUANDO EL ULTIMO ÁRBOL ESTÉ MUERTO, EL ULTIMO RÍO ESTÉ ENVENENADO Y EL ÚLTIMO PEZ SEA PESCADO NOS DAREMOS CUENTA DE QUE NO PODEMOS COMER DINERO” (indios Cree americanos)

*Entendiendo que el dinero debería ser una especie de medida de nuestra suerte en la vida y capacidad de disfrutar de ella, pues cuanto mejor fuera nuestra situación económica tantas menos preocupaciones tendremos y más podremos disfrutar, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s